El juego como necesidad esencial para el correcto desarrollo del niño

El juego como necesidad esencial y universal, se da en todas las culturas y en todas las sociedades. Es una actividad que se da de forma natural en el inicio del desarrollo vital.

Según Gracia Millá (2012), el juego es una actividad natural de inicio en la primera infancia que se produce por:

  • El impulso que tienen los niños hacia el movimiento y la exploración del entorno.
  • La necesidad que tienen de contacto afectivo y social.
  • La comprensión y uso del medio en el que viven.
  • La exposición estimular de objetos y materiales ante el niño/a que puedan servir como herramientas de juego.
  • Motor de experimentación.

La actividad lúdica y el juego también sirven como herramienta del desarrollo emocional. Es un factor favorecedor motivacional y está directamente relacionado con el bienestar físico y emocional de los niños.

Jugando con el Balón

El juego favorece el aprendizaje de todas las áreas del desarrollo infantil:

  • Área Sensorial: sentidos y percepción.
  • Área Motriz: motricidad fina, motricidad gruesa y propiocepción.
  • Área Cognitivo: memoria, atención, cognición, procesamiento lógico.
  • Área comunicativa: lenguaje, expresión, interacción, diálogos, rituales.
  • Área afectiva: superación de miedos, angustias, fobias.
  • Área social: roles, competencia, resuelve conflictos.

Al ser una actividad placentera, el contacto con los objetos de juego se busca de manera intencionada y permite a los niños el uso de distintas habilidades y destrezas, que exigen esfuerzo, concentración y favorece la expresión de sentimientos y el establecimiento de vínculos emocionales entre las personas involucradas en el juego, ya que tiene un alto componente de simulación e imitación al ser un formato interactivo entre los niños/as y su entorno.

2 comentarios Añade el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *