¿Se adapta el fútbol a los niños, o los niños al fútbol?

Las reglas y los espacios de juego del fútbol base fueron concebidos con la idea de adaptar nuestro deporte a las características cognitivas, físico – motrices, sociales y psicológicas de los niños/as para conseguir un desarrollo integral del deportista y, a la larga, pueda obtener un resultado óptimo en la práctica del fútbol.

Son muchos los entrenadores, pedagogos, maestros, psicólogos… a los que escuchamos decir que no se deben quemar etapas en la formación. Sin embargo, analizando nuestro fútbol base podemos encontrar una ínfima adaptación de este a las características de los pequeños futbolistas. Por ejemplo existe un gran salto cuantitativo y cualitativo entre las categorías de alevín e infantil. En la que en la mayoría de comunidades se pasa de jugar fútbol 7 a jugar fútbol 11. En otras como en la nuestra (Galicia) se ha instaurado el fútbol 8 desde prebenjamines hasta alevines, incluso cuando se realizan torneos amistosos  de la categoría iniciación (de 4 a 6 años), se recurre a este número de jugadores por equipo. Esto nos lleva a cuestionarnos varios temas:

  1. ¿El número de jugadores es idóneo para cada edad?
  2. ¿Se adaptan los espacios del juego a las características de los niños?
  3. ¿Se producen las mismas veces las acciones táctico-técnicas en el fútbol 7 que en el 11?
  4. Y por último ¿Qué alternativas habría a los tipos de fútbol que presentan nuestras federaciones?

En cuanto a la primera cuestión. Las características de los más pequeños se alejan mucho de lo que las federaciones proponen. En torno a los 6 años los niños controlan su cuerpo y su medio más próximo, además su grado de cooperación y capacidad para centrar su atención en aquello que acontece a lo lejos es muy limitado, solo perciben lo cercano, por lo que no parece muy conveniente que jueguen partidos en los que hay 14 ó 16 jugadores  (7 u 8 por equipo dependiendo de la comunidad autónoma). Si este es el grado de madurez que poseen los niños/as a esta en edad ¿Por qué no hacer partidos de 3vs3 o 4vs4 a estas edades, en campos más pequeños donde las relaciones sean de proximidad? A continuación le mostraremos un estudio realizado por Rick Fenoglio en el Manchester United que analizó las ventajas del fútbol 4 sobre el fútbol 8 en niños de 9 años.

Como muestra la tabla, las mejoras son notorias con la utilización del fútbol 4. Si es cierto que el estudio fue realizado con niños de 9 años, pero por lo expuesto anteriormente, nos resulta interesante proponer este tipo de fútbol en la etapa prebenjamín, a la que se adhiere con más contundencia a las características del niño/a. En estas edades el 1vs1 y la técnica son parte fundamental del trabajo a realizar en el entrenamiento, por lo que el fútbol 4 se antoja idóneo para mejorar estos aspectos, según muestra la tabla anterior. Además las situaciones de gol creadas y los números anotados no harán otra cosa que motivar aún más si cabe a los pequeños futbolistas.

Ahora bien ¿Si utilizamos el fútbol 4 en prebenjamines que hacer en la etapa benjamín? En niños de entre 8 y 10 años la capacidad de cooperación y relacionarse futbolísticamente es mayor, la percepción del espacio aumenta, ya es capaz de dominar un espacio más lejano aunque próximo a él. Por ello, en nuestra opinión, la suma de un jugador a cada equipo puede ser beneficiosa, ya que están preparados madurativamente para una interacción más compleja.

Para responder a las siguientes preguntas, planteadas al principio del artículo, hemos recurrido a un estudio realizado en La Rioja con niños de alevines por Javier Arana, Daniel Lapresa, Belén Garzón y Adolfo Álvarez en el compraban el fútbol 7, 9 y 11 con el fín de encontrar un tipo de juego que respondiera a las necesidades de los niños. Y los resultados que destacamos entre todos los que obtuvieron son los siguientes:

En el mismo estudio realizan una comparativa cuantitativa entre las modalidades atendiendo a las acciones técnico – tácticas, establecidas en porcentajes sobre el total de las contabilizadas. En la cual obtienen estos resultados:

Observando estas dos tablas llegamos a la conclusión de que el fútbol 9 se presenta como una opción muy convincente para el primer año infantil, dado que se asemeja bastante al fútbol 7: alto porcentajes en jugadas que se inician desde campo propio, jugadas que comienzan en el sector de iniciación y acaban en el de finalización, cambios de orientación y un índice muy bajo de jugadas que comienzan y finalizan en la misma banda. Esto nos indica, algo muy satisfactorio, que la amplitud y profundidad está muy presente en este tipo de fútbol. Cabe señalar que las dimensiones del campo del fútbol 9 que se utilizaron para dicho estudio fueron de 87 x 55m.

Por otro lado, las acciones técnicas son muy similares a las del fútbol 11 (estando a camino entre las dos modalidades) salvo en alguna excepción. Además, el portero consigue su objetivo, evitar que el balón no entre en la portería, en un porcentaje bastante considerable dado que utilizaría una portería con dimensiones que se ajustan más a su realidad antropométrica. Puesto que sería más pequeña que la del fútbol 11 y algo más grande que la del 7.

De tal manera que proponemos lo siguiente:

Sabemos que es una propuesta ambiciosa, dado que varían bastante los espacios y los tamaños de las porterías, lo que podría obligar a crear nuevos campos (aunque se podría utilizar los anchos de fútbol 7 para jugar al fútbol 5 por ej.) y porterías. Pero sólo así conseguiríamos un fútbol adaptado a las necesidades de nuestros pequeños y conseguiríamos que se desarrollasen en total plenitud.

Por último, no debemos olvidarnos que la igualdad entre los participantes debe ser máxima para alcanzar un desarrollo óptimo, por lo que las federaciones deberán esforzarse para promover ligas de niveles semejantes entre los equipos, ya que sin esto, todo lo expuesto anteriormente no tendría validez alguna.

Fuente: www.culturatactica.com
Autor: David Lagar
Ilustración de:  Tomás Cuesta

Un comentario Añade el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *