Organizaciones Deportivas

El entrenador/educador es una de las personas que más va a influir en la formación de los niños, en los ámbitos deportivos y personal. De su labor y de las experiencias que el alumno/a viva dependerá en gran parte el desarrollo de las cualidades humanas que se persiguen a través del deporte.

Un buen entrenador/a, puede serlo, por haber tenido una gran experiencia práctica como jugador. De la misma forma, una persona con grandes conocimientos teóricos relacionados con un deporte puede también tener los recursos suficientes como para ser un buen entrenador, y lo mismo puede suceder en el caso de una persona capaz de plantear una estructura pedagógica coherente, con capacidad de aplicación pedagógica.

Con todo esto lo que quiero decir es: – que es difícil determinar cuál de los tres factores comentados, (técnico, práctico, metodológico), es, si tiene que haber uno, el más importante. – que el dominio de uno de los tres factores, hace que un técnico, sea competente, pero que puede asegurarse, que el mejor educador-entrenador será aquel, que domine con maestría los conceptos teóricos, prácticos y metodológicos del deporte.

No es suficiente para un técnico, el conocimiento de los aspectos directamente derivados del deporte. Deberemos a su vez, conocer a quién va dirigido el aprendizaje de ese deporte, para poder instrumentalizar su metodología de enseñanza.

Entre sus objetivos está, además del de formarse a todos los niveles, el de motivar y atraer hacia la práctica deportiva, preparar y dirigir sesiones adecuadas y entretenidas, encauzar la competición, pero ¿es posible compatibilizar la educación, la recreación y el rendimiento?, es decir, ¿podemos formar futuros deportistas de élite cuidando su salud física, psíquica y social, y además divertirles?. Es todo un reto que se puede conseguir con una buena formación, planteamientos adecuados y dedicación. El entrenador/a debe ser además tutor de su grupo o equipo, la persona que orienta, dirige, motiva, aconseja y da ejemplo, buscando el desarrollo íntegro del participante en el deporte escolar. Por otro lado, es necesario que exista coordinación entre  la Coordinación  de educación física de la Unidades educativas y las  Direcciones  de  formación deportiva como escuelas deportivas ,   centros de entrenamiento deportivo  y los responsables del deporte escolar, de cara a coordinar objetivos, dar sus opiniones, promover ideas, plantear problemas, buscar soluciones conjuntas y fijar normas.    Sobre todo estar alineados con los objetivos desde la unidades educativas, Direcciones  de deportes  en una planificación desde los niveles básicos hasta avanzados con los modelos deportivos de las Instituciones que se este operando los mismos.

Jornada Académicas.  Begoña Pastor (2000).

Citado y Modificado por Francisco Torres (2018).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *