¡CASTIGADO SIN FÚTBOL!

“Hoy no vas a entrenar te voy a castigar con lo que más te apasiona el Fútbol”

  Castigar a un niño dejándolo sin participar en el fútbol, es una medida de control que toman muchos padres, quienes amenazan a sus hijos con sacarlos del equipo de fútbol al que pertenecen, con no llevarlos a uno o varios entrenamientos y con no permitirles participar en un partido importante que habían estado esperando; todas esas son posturas que toman los padres con la  finalidad de “motivarlos” para  conseguir una conducta deseada o esperada. A primera vista, puede parecer una medida muy oportuna, que obliga a los niños a realizar lo esperado: estudiar más, comportarse mejor, cumplir con sus obligaciones, seguir instrucciones, entre otros.

Basado en mi experiencia como Entrenador y Padre, y en la de otros colegas e inclusive Psicólogos y Maestros, no vemos resultados con estas medidas. No conozco un solo caso de que cumpliendo la amenaza donde los Padres castigan al niño sin ir a entrenar o sin participar en un partido, hayan logrado que éste se vuelva un buen estudiante o que mejore la conducta esperada.

¿Por qué se elige esta alternativa a la hora de buscar un castigo para los más pequeños? La respuesta más común es: “Lo castigo con el fútbol porque es lo que más le duele”, pero en realidad, no se trata de que le duela, el aprendizaje no va de la mano con el dolor, lo que deberíamos buscar es que concienticen cuáles son sus responsabilidades y las cumplan.

Es probable que los malos resultados académicos y las malas conductas, estén más relacionados con las posibilidades reales del niño, de sus emociones, de su motivación, de sus hábitos familiares, de sus estrategias para saber estudiar, de los valores que como familia le han inculcado, etc. Los beneficios del fútbol son múltiples, entre ellos favorece la memoria (algo que beneficia al estudio), y además, forma parte del proceso integral de formación y desarrollo del niño.

Su pertenencia a un equipo de fútbol es una fuente de posibilidades que tenemos que aprovechar: interés, motivación, participación en una tarea colectiva entre iguales, autoestima, aceptación de normas, valores de convivencia, disciplina, esfuerzo, entre otros. Por lo tanto, apartarlos de esta práctica deportiva por castigo, es alejarlos de todo lo bueno que reciben de ella, el compromiso que adquieren puede verse reducido, ya que le estamos transmitiendo que podemos incumplirlo con facilidad.

Es un tema complicado y controvertido. Desde nuestra posición hacemos ver a los padres que no es la solución y menos en una época donde la tecnología nos envuelve cada vez más, probablemente el tiempo dedicado a la televisión, consolas, smartphone y tablets, es el que debería ser reducido y no el dedicado al fútbol que tantos beneficios aporta durante el desarrollo del niño.

La solución pasa por medidas como:

  • Apoyarse en el entrenador o coordinador, mi metodología se basa en total comunicación con los Padres, buscando un enlace e intentando buscar una solución, pactar algún tipo de medida que pueda causar un impacto en el comportamiento del niñ@.
  • Evitar sobrecargar de actividades extras al niño.
  • Ayudar al niño a planificar su tiempo y generar rutinas de estudio.
  • Entender que las actividades deben complementarse, no es necesario quitar unas para reforzar otras.
  • Reforzar y reconocer cada avance que tenga, por muy pequeño que éste sea.

“Recuerden que el deporte es salud y eso hay que potenciarlo y no anularlo”

Agradecimiento especial : Lucibell Da Silva( Lic. en Educacion Integral)

6 comentarios Añade el tuyo
  1. Artículo muy acertado! Es lo primero que uno como padre piensa al castigar a un hijo…pero se le.olvida que más que un premio, es una.responsabilidad que tiene el niño. Los felicito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *