El Fútbol sin líderes

CON SEMEJANTE TÍTULO SEGURO SALTARÁN VARIOS ELOGIANDO A SUS MESÍAS, SUS CRISTIANOS O
SUS ÍDOLOS DE MODA.

Pero en la actualidad, vivimos en un mundo futbolístico carente de líderes.

Un líder genuino JAMÁS debe resaltar antes que su equipo.

Si un elemento del equipo resalta por sus cualidades individuales, sólo es un virtuoso.

Tendrá protagonismos, ganará en algunas ocasiones, pero a la larga, no logrará un real impacto para hacer mejores a sus compañeros de equipo.

Visto drásticamente… Solamente utilizará lo colectivo para resaltar en lo individual.

Un líder real es un formador de líderes.
No es aquel que sólo levanta la voz para alentar y motivar a sus compañeros a oídos del mundo, su labor va más allá de ser ‘el motivador del grupo’.

Es aquel que ante un gol en contra, NO BAJA LA CABEZA y es el primero en levantar a sus compañeros para seguir adelante.

Es quien hace la labor de mentor con los más jóvenes para resaltar sus fortalezas y guiarlos ante  sus errores tanto dentro como fuera de la cancha.

Es el que hace alianzas con algunos de sus compañeros para unir fuerzas y ayudar a los que necesiten apoyo para crecer en lo individual y que ello aporte a lo colectivo.

Ese es quien en los conflictos grupales alza la mano para calmar los ánimos.
O que cuando ve que el equipo se empieza a elevar en los momentos de triunfo,
le pone los pies en la tierra para enfocarlos de nuevo al camino de ir paso a paso.

Ese que aboga por sus compañeros, pero regaña a los que quieren rebasar la ideología
del equipo.

Y todo, sin alarde ni aspavientos.

¿De qué sirve ser el referente del equipo si en lo momentos adversos terminarán dependiendo de él?

En el mundo empresarial, sería equivalente a que todo un equipo de trabajo sea dependiente de lo que haga o deje de hacer el dueño o encargado de una empresa.

La empresa no funcionará sin él, para todo necesitarán su consentimiento, su apoyo, sus
consejos, su energía, su presencia…
Y perdónenme, pero eso no es un negocio, sino un autoempleo.

Un líder va más allá de motivar.
Más que motivar, su labor es más la de ACTIVAR, la de POTENCIAR.
La motivación debe surgir de ‘adentro hacia afuera’, la cual únicamente hay que armonizarla en pro de los objetivos en conjunto.

Pero principalmente, los líderes están para generar más y más líderes y sólo así su legado tenga una real trascendencia.

La labor de un líder experimentado debería ser la de fomentar el liderazgo entre sus
compañeros para ganar aliados, principalmente, fomentarlo con los más jóvenes.

¿Y por qué estamos en un mundo carente de líderes?

Un punto clave es que el futbol se ha vuelto más mediático cada vez más.

Los “líderes” de ahora cargan a su equipo obteniendo todos los reflectores,
lo que hace que cuando las cosas van bien se cubran de gloria y tomen protagonismo, pero en los momentos adversos la presión externa termine cargándose de su lado y como el equipo dependía de un sólo elemento, el ‘referente’ queda anulado y termina afectando a todo el grupo como si fuera una gran avalancha emocional.

Actualmente se elogian más las individualidades y se toman como “sorpresas
los triunfos de equipos que basan su fortaleza en el juego de conjunto.
Y el resultado es muy claro: Conjuntos de 20 jugadores bloqueados que son cargados por 2 o 3 elementos sin saber qué hacer.

¿La culpa es de ellos?

No, del todo.
Más que culpa, la raíz de dicha responsabilidad en el proceso formativo de los clubes.

Los líderes están en peligro de extinción porque las canteras se han enfocado principalmente a fabricar poderosos jugadores en vez de impulsar a jóvenes soñadores con disciplina, determinación y valores.

El talento es muy valioso, pero nunca podrá superar a una mentalidad poderosa.
El talento puede ser bloqueado por una lesión.
El liderazgo de una mente poderosa no la detiene nadie.

Vivimos la era del futbol sin líderes…

Por eso la importancia de fomentar en los jóvenes el compañerismo, el trabajo duro, la preparación y el sacrificio para lograr sus sueños antes que la fama, el prestigio y los privilegios, si no, seguiremos contemplando a ‘virtuosos‘ bloqueados y explotados por la adversidad y seguirán teniendo cargas emocionales que al final, no les corresponde.

¡Que siga la buena vida!

Jorge Carrasco Cadena(jorgecarrascocadena.wordpress.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *